miércoles, 22 de junio de 2016

Novedades de la grabación del disco de estudio de Charly García.


Hace quince días en el Estudio Los Pájaros, en Luján, con Nelson Pombal comandando la consola, Charly García estuvo puliendo voces y letras de nuevas canciones junto a Rosario Ortega. Antes, en el mismo estudio, Junto a Fernando Samalea había grabado varias bases.
Según Nelson hubo, además, “dos horas de zapadas y charlas (y ronda de chistes junto a Palito) sobre cómo se tiró del noveno piso a la piscina y otras desventuras.”
Rosario en una entrevista radial (pueden escucharla mas abajo) dijo: "Grabé temas con Charly de los nuevos que ojalá vean la luz pronto, tiene unos temazos impresionantes, la verdad. Canté con él siempre en vivo, no tengo un disco con canciones originales donde esté mi voz, eso me flashea mucho, es una satisfacción muy grande. Si todo sale bien éste año Sale a la luz.”


En el estudio Cathedral a fines del año pasado
Por otra parte en unas semanas más estarán llegando a Buenos Aires el trio chileno integrado por; Toño Silva, Kiuge Hayashida Soiza y Carlos González Vásquez y que ya llevan 15 años de ser la banda de apoyo de Charly García. Estarán junto a él grabando para este nuevo disco y aprovecharán su estadía para hacer una mini gira como trio de zapadas en Buenos Aires, Santa Fe y posiblemente Córdoba.
El único está volviendo

Hernán para Cinema Veritê
Fotos: facebook.com/Partedelareligion/

viernes, 17 de junio de 2016

Entrevista al Zorrito Von Quintiero: “Charly fue capaz de decirme `te quiero`”

El “testigo mudo e invisible” del rock habla de su paso por Soda Stereo y los Ratones, de su vínculo con García, del reviente, de su costado gastronómico y televisivo y de Macri.



No me queda claro si entrás en Soda Stereo por tu calidad musical o por el valor del teclado que te habías comprado.
Ellos no eran un grupo conocido. Me citan en una sala. Yo venía tocando con Suéter. Me ven el set y sí, es verdad, yo tenía un (teclado) programable con Midi. Entendía bien qué era lo que se venía. Y después Cerati se dio cuenta de que además tocaba poco. Eso era moderno para la época. Tocar mucho era molesto.

¿Tocabas poco porque era moderno o porque no sabías tanto?
No sabía tanto. Estudié muy poco, y de cero salí a laburar.

Empezaste con Miguel Zavaleta, en Suéter, y no paraste: tecladista de Soda, de Charly, tocaste con los Ratones... ¿Fuiste el cuarto Soda?
A ver: la única foto que hubo de cuatro ‘Sodas’ es conmigo y está en el disco Nada Personal. Pude haber sido el cuarto Soda. La otra vez, Zeta (Bosio) me dijo que lo habían evaluado como posibilidad, pero bueno...

Contá la verdad, ¿por qué no te blanquearon?
Hay una parte que la gente no conoce. Esto es un negocio, y no era lo mismo dividir por cuatro que por tres. En cuestiones de ego también hay inseguridades. Yo me hubiera quedado gustoso. A los Soda le servía; de hecho hice arreglos para temas muy fuertes como Cuando pase el temblor o el piano de Signos.

Y nunca te dieron el crédito.
Son arreglos. Los arreglos no te dan crédito ni autorías en ninguna canción. Pero yo podía meterme en los arreglos y me los tomaban. Fue la mejor sensación que me quedó de tocar en Soda.

Sacaste un libro de memorias (“I’m Zorry”) que puede ser el mejor capítulo de "Rebelde Way". Ojo, no es peyorativo, pero llama la atención la mirada súper amorosa de casi todo. ¿Lo más rockero que te pasó en 30 años fue una venérea?
¿Una venérea? Ah, sí, en Londres. Mi primer viaje a Europa. Nos habíamos ido con los Soda y Zeta me tuvo que acompañar al médico. Yo no hablaba bien inglés y él me señala ahí y le dice al doctor: ‘The baby is crying... (‘El bebé está llorando’) Jajá, le puso un poco de humor a la cosa. Zeta fue un buen amigo dentro de Soda.

¿Y Cerati?
Cerati jugaba de líder. Siempre fue el líder. La perilla final la movía Gustavo.

Charly García te definió como “testigo mudo e invisble”.
Nunca le pedí nada a García, y tengo una relación que va mucho más allá de la música. Una relación de años, de cosas que pasaron. El fue capaz de decirme “te quiero”. Mi relación con García empezó como audiencia. Fui público de Charly, de Pappo y de Spinetta. Yo era muy abierto, a mí me gustaban los tres.

Empezaste tomando clases con Diego Rapoport, que en ese momento era...
¡Era integrante de Spinetta Jade!

Sin embargo no terminaste tocando con Luis sino con Charly.
Pero Spinetta me hizo dos regalos terribles en mi vida. Uno, me llamó pidiéndome disculpas por el atrevimiento, pero quería saber si al pulpo le podía poner tomillo. Eso fue como invitarme a tocar con él. Y dos: me lo trajo a Rapoport, a mi maestro, a comer acá, a mi restorán. Comimos los tres. Pensá que yo había tomado clases con un músico de primera que había puesto un avisito en la revista Expreso Imaginario. Un año y medio de formación musical. Eso fue todo.

Increíble lo tuyo.
Rapoport me introdujo dándome los acordes que se usaban. Yo no sabía nada, y de golpe tenía la info directa. Tuve la suerte de ver el aviso. ¡Imaginate! ¡El pianista de Spinetta dando clases!

Y Claudio Cardone, 20 años tocando con el Flaco, creo que también vive de dar clases...
¡Claudito Cardone! Un grande total.

¿Quién es la figura que mejor paga?
Charly. Charly es el músico que mejor paga. Trabajar con él me sirvió para abrir el Soul Café. Empecé a tocar con García cuando tenía 20 años y ahora tengo 50. Me acuerdo de que él estaba presentando Parte de la religión.

Gran época...
Tuve conexión, intuición. Yo no soy espiritual, soy carnal; pero puedo decir que me iluminaron. Que García me diera bola, él que podía elegir entre un montón de músicos... Charly había tocado con Soda en el Festival de La Falda. Tocó en mi set y y me dijo: “Correte, nene”. Yo estaba lookeado de Soda, vino García y no entendía nada. Pero, ¿sabés qué?: en una fiesta, mientras tocaba con Soda, lo veo a Charly, lo encaro, me saco el miedo y le digo: “Yo quiero tocar con vos”. El me dice: “Bueno, yo te aviso”.

¿Ya estabas saliendo de Soda?
Sí, estaba saliendo.

¿Por qué?
Porque no entraba de cuarto. Y pasó algo grave con Soda: nos robaron un camión lleno de instrumentos y ahí estaba todo mi equipo, más un teclado que me había prestado Andrés Calamaro. No pude recuperarme de esa pérdida, porque si vos ganas 100 y ellos ganan mil por show, y encima te roban todo... Hay mezquindades grandes en el rock.

Parecés un tipo sanísimo. ¿Cómo hiciste para salir indemne de tantos años con Charly?
Soy sanísimo. Tengo un rasgo fuerte de personalidad y eso viene de un importante sostén familiar y de una conciencia del vivir bien. A mí me gusta vivir bien, no me considero un bohemio. Al ser músico de terceros hay tiempo de dedicarse a otra cosa; no estamos todo el tiempo on the road. Yo decidí mover el culo, y esa necesidad de vivir mejor hizo que me cuidara. Soy anormal para el ambiente. Tengo horas de acompañar al Maestro (Charly), pero siempre tranquilo. Podés ser muy rockero sin ser un reventado.

Fuiste concuñado de Macri. ¿Sos o fuiste del PRO?
Los personajes políticos no me interesan. Yo me casé con alguien cuya hermana fue la mujer de él. Pero en Boca sí; en Boca fui macrista.

¿Nunca te dio por componer?
Tengo canciones en colaboración. Me gusta componer. Lo que no hice todavía es mi disco. Me gusta tocar, componer, grabar, todo. Me gusta, pero también me gusta ir al cine, salir a comer, viajar...

El capítulo de los Ratones, a juzgar por tu libro, se agota demasiado rápido.
Bueno, es que tuve un tema muy delicado en Bolivia, y ahí decidí irme del grupo.

¿Me podés ampliar un poco?
Estábamos haciendo cualquiera.A ver: yo no puedo ir a tocar a Bolivia, que no me hagan el permiso de trabajo y que, de golpe, me vea atrapado en un Aeropuerto. Supongo que todo fue culpa de un manager de cuarta. Pero eso marcó el final. Me fui.

Hace muchos años que tenés restoranes. ¿Es cierto que vos inventaste la movida de Las Cañitas?
Las Cañitas fue un polo gastronómico que nació en el ‘94, ‘95, y Charly me bancó un montón. Mi viejo es un gastronómico de barrio que además construye. Yo lo ayudaba en su negocio por piedad, porque se rompía el culo. Pero el Soul Café fue un local pionero. En esos años, Cañitas era una zona donde no pasaba nada; era barato para alquilar y estaba muy bien ubicado. Yo estudié qué local poner gracias a que García me llevó muchas veces a Nueva York. Allí tomé concepto y decidí vivir un poco mejor de lo que lo hacían los músicos de rock. Los músicos ganan mal, y es muy difícil vivir como músico en la Argentina. Es el lado menos romántico del rock.

¿Lo de “Zorrito” viene de pillo?
Jé. No es la explicación oficial, pero puede ser.

Ahora no tenés grupo. ¿Estás retirado?
Para nada. Estoy trabajando en la televisión como músico (en el programa NET, Fox Sports). Siempre hice televisión: Rebelde sin pausa, Gustock por MTV, que estuvo muy adelantando a los programas de cocina. Estuve con Tato Bores... En NET, que conduce Germán Paoloski, tenemos una banda hermosa. Yo toqué con Charly y, sin embargo, la tele es un desafío. Además estoy en Nacional Rock con mi primo, Hoby de Fino, haciendo Materia primo. Es un programa de mediados de los 80 para acá. Mi línea de tiempo.

¿Sos optimista por naturaleza?
¿Yo? Sí, soy de los que siempre ven la mitad del vaso lleno.

Por: Hernán Firpo
Fuente: Clarín

domingo, 5 de junio de 2016

Se viene lo nuevo de Charly García




Luján, jueves 2 de junio de 2016, aunque ya era viernes hacía rato…
Como desde hace treinta años, otra maratónica sesión con el ARTISTA. Junto al ingeniero Nelson Pombal y a puro lujo técnico, grabamos baterías, percusiones, teclados, voces y guitarras sobre algunas canciones que llegarán al inconsciente popular alguna vez.
Fue en el precioso estudio Los Pájaros, cedido generosamente por nuestro Protector y Alma Mater-Chamán Ramón Ortega. Allí mismo, en ese campo mágico donde todo sueño es posible.
Dictando cátedra a través de Sui Generis, La Máquina de Hacer Pájaros, Serú Girán y su enorme carrera personal, de innumerables matices, nuestro HEROE NACIONAL perfila ahora un nuevo camino, saltando del piano a guitarras, bajos o Ipads y armonizando vocales junto a Rosario Ortega.
La máquina de ser feliz continúa firme, en perfecto funcionamiento.
Estos temas fueron registrados originalmente en el Estudio Cathedral de Villa Urquiza -por el Tano Caloia y Nico Ottavianelli-, y mucho de eso llegará a la mezcla final. Esperamos, con el ingeniero norteamericano Joe Blaney. Ellos nos tuvieron una paciencia infinita, así como Tato, Mecha, Ramón, Rosario, Nelson y tantos más que apoyaron.
Si todo sale bien (y esto es un deseo atrevido de mi parte y no un comunicado "oficial" de Charly), podría darse a conocer un EP antes de fin de año...
¡Esta es la banda de Say No More!


Por:Fernando Samalea

Auriculares modernos, Ipad, una guitarra y la voz cascada. Charly García graba su próximo disco de estudio.



Charly toca la guitarra y graba; una, dos, tres, incontables veces, si algo no le gusta se repite. Graba su voz desnuda y cruda, solo usa viejos efectos de consola. El estudio de grabación es su catedral, reverb, eco y delay se suceden logrando espacialidad y una mayor cercanía de sonido en el canto cascado.
Una parte de las pistas, a través de Fernando Samalea, ya fue enviada a Joe Blaney para la mezcla. De él dependerá lograr el balance justo en cada canción terminada; ya sea de frecuencias, de niveles o de la ubicación de cada sonido en el panorama del estéreo pero, posiblemente, le falte algún proceso que solo el genio creador pueda darle.
Además de la tecnología de los I-Pad, García incursionó en el uso de auriculares bastante particulares y no tan difundidos. Los mismos cuentan con 3 canales y cada uno está identificado con un color, son los mismos que usa el colectivo artístico "Life on Mars" (creado por David Fuchs  junto a Damián Navarro y Adrián Torres) para sus “fiestas silenciosas”. Un concepto con el que alguna vez el músico había explorado para lograr en sus conciertos una mayor fidelidad sonora (fue allá por el 2006 en el verano en Pinamar y mas adelante en su tradicional, hasta ese entonces, concierto de cumpleaños).
No sería de extrañar que en los próximos conciertos del bicolor nos encuentre con el acomodador repartiendo auriculares como si fuesen los anteojos en los modernos cines 3D.
Igualmente Charly sigue grabando y regrabando, así que, solo él sabe cuándo va a tener el disco su forma final.

Algunos de los nuevos temas son:

-La máquina de ser feliz
-No te abatas
-Con 9 alcanza
-Otro
-Ella es tan Kubrick
-Lluvia
-Amantes otra vez
-Creer
-96 Tears
-Los amigos de Dios
-Viva la rivalidad
-La primavera



Hernán Cinema Verité

jueves, 2 de junio de 2016

"100 veces Charly" El nuevo libro Sobre Charly García de José Bellas y Fernando García

La construcción de un mito viviente con un anecdotario imperdible de toda la carrera del músico.

Historiales esenciales de un genio en llamas. El cuarto libro de la serie 100 veces se mete con el icono mayor del rock argentino. Muchas voces reunidas para contar cien historias -sólo cien-, de un genio indiscutido, capaz de radiografiar en sus canciones la vida de tres generaciones. Su vida es su obra, dice una de las voces y no se equivoca. Aquí se cuentan desde adentro, su nacimiento en un hogar de clase media alta; los años de timidez y creatividad en el colegio; el fenómeno de Sui Generis; Serú y la Máquina; las chicas Garcia; su rivalidad con Miguel Abuelo y Spinetta; su increíble doble; el bunker de Coronel Díaz; la muerte temprana de su hermano; las drogas; el salto del noveno piso; la Negra Sosa, Menem, Palito... Todo está dicho en esta nueva entrega de 100 veces. Después de Charly, say no more.

Fernando García nació en Buenos Aires, y realizó sus estudios primarios en el instituto Dámaso Centeno de Caballito donde también habían estudiado Charly García y Nito Mestre. En la clase de coro, rodeado de niñas, aprendió a cantar “Estación” y hoy varias décadas después sigue sintiendo un nudo en la garganta cada vez que la escucha. Por cierto, el profesor que trajo esa pieza al coro fue expulsado del colegio a los pocos días. Es co-autor de 100 veces Pappo (2011), 100 veces Redondos (2014), 100 veces Stones (2015) y autor de Sex Pistols y el punk inglés (1995), Los ojos; vida y pasión de Antonio Berni (2005), Conversaciones con León Ferrari (2008), Marta Minujin; Los años Psicodelicos (2015) y como entrevistar a una estrella de rock y no morir en el intento (2016). Escribe en los diarios La Nación y El País de Montevideo y en los sitios Anfibia e Informe Escaleno.

José Bellas nació en Buenos Aires y vio por primera vez en vivo a Charly García a los 17 en la presentación del disco Parte de la Religión en Obras. Luego ,como periodista, lo entrevisto y cubrió sus shows en multiples oportunidades. Es co-autor de 100 veces Pappo (2011), 100 veces Redondos (2014), 100 veces Stones (2015) y Será siempre independiente (2014). Trabajó y colaboró en las revistas Rock en Blanco y Negro, Revolver, Rock Road, Mag. Rolling Stone y dirigió el sitio virtual StageD. Actualmente edita el suplemento Si! De Clarín.

Características; 336 páginas en Rústica a un precio de $arg 340.- (En librerías Cúspide y Distal)

Hernán para Cinema Verité




                 

lunes, 30 de mayo de 2016

Amantes otra vez, adelanto de lo nuevo de Charly García II


Otro adelanto de lo nuevo de Charly García. Las fotos son de la pagina oficial facebook.com/Partedelareligion/



Me escape, por ahí
y el colchón,
me chupo la angustia
y vas, a estar bien
cuando el sol
no nos vuelva locos

Yo se que ya no quiero nada
yo quiero nada, quiero a vos
Ya se que estabas en algún
por esta traición

ya ves que no te puedo dar
las cosas que quisiste tener?
Ya ves, amantes otra vez,
por eso es que hoy llovió

Ya ves, no puedes comprender
a tu reputación
ya ves, el lazo que hay en vos,
no te lo digo yo

No ves que ya no te puedo dar
las cosas que quisiste tener?
Ya ves, amantes otra vez,
por eso es que hoy llovió

Otra vez, una vez
me metí en un cine
sucio y gris
y como el,
no tenia nada mas

Y aunque la lluvia era
una película gastada
una película en color
Yo soy amante de la lluvia...

Hernán para Cinema Veritè

jueves, 26 de mayo de 2016

Ella es tan Kubrick, adelanto de lo nuevo de Charly García


Audio que Charly García presento al público en la grabación del homenaje a Cerati en la TV Pública.

Ella es la chica, muy sobratina
Ella no sabe mucho mas que hacer
Tiene un cuaderno, un diario eterno
Esta tan claro lo debí suponer

Ella es tan Kubrick, si la descubren
es una estrella de primer nivel
Pero su madre junto a su padre
Seguro lo echan a perder...

Hernán para Cinema Veritè