miércoles, 20 de mayo de 2015

FERNANDO SZERESZEVSKY “UN DÍA EN LA VIDA DE CHARLY GARCÍA ERA UN MES EN LA VIDA DE ALGUIEN NORMAL”

El actual manager de illya kuriaki & the valderramas y ex manager de Charly García, en una imperdible entrevista exclusiva para revista Random.


A los 12 años, Fernando ya tenía su trabajo como zapatero en un taller de villa crespo, a los 17, un programa de radio con sus amigos del secundario, a los 23 años era jefe de prensa en presidencia y trabajaba con el entonces, secretario general de presidencia Alberto Kohan y el ex presidente Carlos Menem y como si esto fuera poco y su edad y experiencia mucha, a los 26, era manager y amigo de Charly García. Hoy, Fernando es el manager de los exitosos Illya Kuriaki & the Valderramas.
Solo pondré lo referido a Charly pero les recomiendo lean la nota completa AQUÍ.

Un día me dice Kohan que el “presi” quería una cena especial. Me daban vueltas y no me decían. Quería una cena con Charly García. Le dije que era imposible, que no se iba a poder. Charly siempre estaba en contra de Menem, hablando muy mal. “No me importa. Quiero juntarme con él y vos lo vas a conseguir.” Me dijo sonriendo Menem.

-Y lo lograste…
Costó meses lograrlo. Después de aclararle a Charly que Menem no quería perdirle nada, no necesitaba nada… no buscaba ningún rédito político. Me dijo que lo iba a pensar. Fui a conocer a Charly, pegué muy buena onda. Él me veía como “el poder”, fuimos de a poco trabajando en el encuentro hasta que llegó el día en que se dio.

-¿Que significó para vos esa reunión?
Siempre en cada cosa que hago me gustó crear hitos, cosas que queden en la historia. Desde el minuto cero sabía que ese encuentro entre Charly y Menem iba a ser algo histórico y que iba a quedar para siempre.

– ¿Cómo fue ese encuentro?
En ese momento Charly estaba con todo el mambo “Say no More”. Cuando por fin llegó el momento del encuentro le propuse a Kohan que cuando lleguemos a Olivos a la cena programada, desde el mozo, pasando por el parrillero hasta Carlos Menem tenían que usar el brazalete de “Say no More”. Con eso Charly se iba a sentir muy a gusto, era algo muy importante para él. Kohan me dijo que no había problema y le entusiasmó mucho la idea. No le dije nada a Charly. Llegamos a la quinta de Olivos, se abrió la puerta y apareció Carlos Menem a recibirlo con el brazalete puesto. Cuando lo vio Charly la sensación fue en ese momento: “Yo soy el poder, el presidente se puso mi brazalete”. La cena fue increíble, Charly tocó, se hizo un mini show, se emocionó mucho. Tocó “Los Dinosaurios” lloramos todos. Después a Charly se le ocurrió una genialidad: regalarle al presidente el disco de la música que se tocó ahí y que lo use como un souvenir para obsequiarle a quien quiera. Hicimos “Charly & Charly en vivo en Olivos”, el disco es excelente y el hito fue la tapa de Clarín al otro día con ellos dos juntos. Se generó una onda y una amistad que les duró muchos años. Hicimos el disco que es una escarapela con todo un packaging con las fotos del encuentro, el arte es buenísimo.

-¿Qué pasó después de la reunión y el impacto que generó con respecto a la relación con Charly?
Al tiempo viajamos a China con la comitiva, estando allá lo llamo y le pregunto si quería que le trajera algo y me pide un instrumento que se llama “sami yen”. Teníamos una gira larga y nos costó mucho conseguirlo. Medía dos metros de alto, era una arpa doble que la tocan dos personas acostadas. Lo que me putearon por haber cargado ese instrumento durante toda la gira por todos los países asiáticos fue tremendo (risas). Cuando llegó el equipo, lo llevaron a la casa de Charly, a ese momento ya tenía una relación casi de trabajo en conjunto con el manager como asesor. Lo subimos a su casa y le digo: “Charly tenés un regalo en el comedor”. Abrió la caja y se puso a llorar de la emoción.

-¿Cómo empezaste a laburar con Charly?
En el año 2000, ya no trabajaba en presidencia y hacia cosas con ellos (su manager Marcelo y Charly). Se estaba preparando la vuelta de Sui Generis y comienzan a llamarme del entorno de Charly. Me parecía raro porque el manager oficial seguía siendo Marcelo y me decían que el propio Charly había pedido que se comunicaran conmigo. Llamé a Marcelo y me cuenta que se había peleado y que Charly lo había despedido. Fui a ver a Charly y me dijo directamente: “Sos mi nuevo manager”. Me generó una situación extraña porque yo había llegado a ese lugar de la mano de Marcelo y no quería que sienta una traición. Lo hable con él y durante un tiempo no quise tomar el rol de manager.
Empecé como en un rol de “no soy tu manager pero te ayudo”. En el medio de eso tuvimos el famoso episodio cuando se tiró desde el edificio en Mendoza a la pileta y unos cuantos más. Un día en la vida de Charly García de ese momento era un mes en la vida de alguien normal. Una vida muy intensa.

-¿Cómo era tu vida personal en ese momento, más allá de tu trabajo?
Tenía 26 años, me casé. Mi mujer no veía una vida alegre y sana relacionada a Charly García. A mi Charly me quería por dos cosas en ese momento: una era que, pese a ya no estar relacionado a presidencia, representaba el poder para él y la otra, es que yo soy un tipo sano. No fumo, no me drogo, no tomo y nunca lo hice. Un día me dijo en tono de joda: “lo bueno de tener a Szereszevsky es que cuando todos estamos re locos, el está lúcido para pensar”. hasta el día de hoy nos une una relación muy especial y personal más allá del laburo, pero me casé y me fui. En el 2002 dejé de laburar con él. En el 2005 volví. Lo hice porque lo extrañaba y me sumé a lo que estaba pasando, aguante un par de años largos más… Era una etapa en la que Charly estaba muy heavy y pasaron cosas terribles.

-¿Como lidiaste con eso, de admirarlo a trabajar junto a él y vivir ese tipo de situaciones?
En ese momento no lo pensaba tanto. Se daba todo muy rápido y fue una progresión de sucesos que me llevaron a estar con él. Hubo un par de hechos violentos sobre todo uno que pasó en Colombia. Me asusté mucho por la situación de locura que había. Yo ya tenía hijos y no era el estilo de vida que quería para mí. Me fui de su lado de nuevo. En el 2007, por intermedio de una persona se comunicó diciendo que andaba mal de plata. Lo fui a ver y me dijo que porque no me pensaba algún negocio que necesitaba dinero. Yo le pregunté que quería hacer y me dijo que le gustaba la idea de hacer un reality. En ese momento, estaba el famoso reality de Ozzy Osbourne. Me puse a trabajar con gente de Chile y Venezuela que estaban buscando hacer algo así. Nos juntamos en su casa y avanzamos con la idea. Al terminar la reunión le pregunté si nos veíamos el viernes para seguir con lo del reality, se iba a Mendoza y San Juan a tocar. Le dije que no fuera, siempre tenía problemas en Mendoza. Me dijo que necesitaba la plata que tenía que ir. “Si tenés que ir anda, pero la verdad es que siempre te pasa algo en Mendoza… cuidate” le dije. Se fue a Mendoza y nunca volvió. Fue ahí que quedó internado. Me quería morir.

-Tuviste un gran papel en la recuperación de Charly… ¿Cómo fue ese proceso?
Después que quedó detenido, llegando a Buenos Aires le preguntaron quién iba a ser su tutor personal y él dijo: “llamen a Fernando Szereszevsky”. Estaba mal. Me llamaron y me fui al Argerich y estuve desde ese día hasta el último de su recuperación a su lado, que fue el 10 de diciembre del 2010. Recibí una persona con chaleco de fuerza, totalmente medicado y empezamos la recuperación. Lo hacía por el amor incondicional hacia él. Acá no había shows, ni lucro de nada. Siempre lo quise y cuando me llamaron me sentí en una situación humanitaria. En toda la etapa de las clínicas no lo podía ver nadie más que yo. Era el único autorizado por la justicia. Después, pedí que eso se ampliara y logré que puedan verlo Nito Mestre, Pedro Aznar y León Gieco. Necesitaba que me ayudaran en la contención. Era muy duro afrontar todo eso solo. Toda la etapa de su internación fue un quiebre emocional en mi vida. En un momento fuimos a la clínica Fleni en Escobar… no quería mirar a mis alrededores. El ambiente era durísimo. Me ponía a llorar. Ver a los chicos en esa situación. Y verlo a mi gran ídolo pasar por eso.

-¿Él tenía ganas de salir adelante? ¿Cómo fue su recuperación?
Si, se dio cuenta de que era la única salida. En ese momento Palito Ortega se acercó y nos ayudó. Puso a disposición su quinta de Luján. Estando ahí, cambiamos el grupo médico que nos planteó: “la única forma de que Charly salga adelante, es ponerle una zanahoria lejos: los shows, la idea de volver a tocar. Sino trabaja para lo que le gusta y le da felicidad no se va a recuperar nunca” nos dijeron. Todos los que estábamos a su alrededor no queríamos que volviese a tocar. Nos dijeron que no importaba si era dentro de mucho tiempo, lo importante era mantener la idea de que era posible. Nos pusimos a trabajar. Quizás el trabajo más duro que tuve en mi vida. Volvió en la famosa gira “La Vuelta del Más Grande”. El primer show iba a ser en Vélez, pero decidimos hacer otros antes para que estuviese más cómodo. Surgió Perú y Chile. El día que fuimos a tocar a Perú, subió al escenario después de toda la recuperación y tocó el primer acorde. Todos, desde los plomos hasta los sonidistas, lloramos. Fue un momento de mucha felicidad. El show salió excelente, la gira también.

-¿Cómo estaba él en la intimidad? Había vuelto a tocar…
Emocionado y agradecido. Empezamos con la gira, seguía teniendo momentos buenos y malos. Una vez en México en un hotel, estaba medio triste. Nos abrazó a mi socio y a mí y nos dijo: “ustedes son realmente mis amigos. Amigos es esto, lo que ustedes hicieron por mi”.

-¿Te agradeció de alguna manera en algún momento todo lo que hiciste por él?
Tuvo un gran gesto conmigo. Soy fanático del Club de Futbol Atlanta, es mi otra pasión. Yo le inculqué el gusto por el futbol y veía mucho los partidos de la B Nacional y sabía todo. Estaba en la casa aburrido y se ponía a ver futbol y veía los partidos de Atlanta. Un día me dijo: “cuando juegue Atlanta te voy a acompañar, sé que es importante para vos”. Pensé que lo decía de compromiso. Llegó la última fecha y me dijo: “llamame mañana que voy con vos a la cancha”. Imaginate lo que fue la revolución de la cancha con Charly García presente viendo Atlanta vs Almirante Brown. Fue tapa de Olé (suplemento deportivo de Clarín). Para mí fue muy especial, porque lo que a veces a él le costaba decir en palabras, lo dijo con un hecho que era muy importante para mí. Fue como decirme “así te quiero que hago esto por vos”.

-¿Más allá de lo personal que te dejó trabajar con Charly García?
Un gran aprendizaje. Tuve la gran suerte de estar y trabajar con los números uno. Con el tiempo me di cuenta de que era algo natural en mí, que quizás haya visto aquel que me llamó la primera vez para laburar con Kohan y Menem. Todos los números uno, sean del ambiente que sean, tienen un hilo conductor que los iguala, patrones parecidos. No importa como son intelectualmente, me refiero a los patrones de pensamiento. No me considero un tipo de grandes virtudes pero si hay algo de lo que estoy seguro es que conozco sus cabezas. Se lo que quieren y como lo quieren. Como relacionarme con ellos, como tratarlos, como se los cuida y como piensan. Con el tiempo me di cuenta que a todos estos tipos los entiendo, más que a otros, los sé interpretar. Básicamente lo que quieren es que des la vida por ellos.

-¿Cuál es la coincidencia que según vos iguala a todos los números uno?
Un cúmulo de cosas que se interrelacionan. El carisma, la personalidad, el talento. Una especie de combo. Generalmente tienen una forma de relacionarse y una llegada diferente que los pone en una situación de pedestal.

-¿Cómo fue la experiencia de viajar con Charly a Israel?
Ese es un ejemplo de lo que te digo. Muy pocos artistas argentinos van a Israel y lo primero que pensé y visualicé cuando me puse a trabajar en la concreción, fue en el hito. Llevé un fotógrafo amigo especialmente a la gira. El día anterior llamé al jefe de espectáculos del diario Clarín y le dije que le iba a dar una foto con una sola condición: que esté en la portada del diario. Fue algo que gesté con un año de antelación y no se lo había dicho a nadie. La tapa que me imaginé era las manos de Charly -que son muy simbólicas por los dedos- apoyadas en el muro de los lamentos. Logramos que fuese la portada de Clarín. Y era mucho más que una mera foto de Charly. Era el símbolo de su recuperación, la esperanza, el agradecimiento, la fe. La foto envolvía mucho simbolismo. Se me pone la piel de gallina de la emoción.

-¿Por qué dejaste de trabajar con Charly?
Porque se cumplió un ciclo. Le di todo. Entregue muchos momentos de mi vida para lograr su recuperación. Yo tenía un solo objetivo en mi vida con Charly: Hitos. A mí siempre me gustaron sus canciones, nunca compré mucho el personaje de “Say No More” y el “Charly polémico”. Siempre soñé -desde que era su fan- que se recuperara y que pueda tocar sano. Así que el 10 de diciembre me fui con un Charly sano, tocando y con una cuenta bancaria enorme, con mucha felicidad y una tranquilidad emocional en lo personal.

Por: Santiago Ruiz
Fuente: Revista Random

lunes, 11 de mayo de 2015

CHARLY GARCÍA FILMA PARA SU PELICULA EN MERCEDES CON UNO DE LOS ORGANOS MAS GRANDES DE SUDAMERICA

Charly García estuvo en la ciudad para atenderse con el kinesiólogo Horacio Cámpora.
El anfitrión que asistió en el instrumento fue el director de la Orquesta Escuela Manuel Maturo, a quien Charly convocó especialmente: “Ni bien me vio me dijo ¡hola Manu!”, cuenta Maturo sin poder creerlo aún y agregó: “Charly vino a San Patricio para grabar un corto en el órgano y yo estuve al lado para asistirlo en el manejo del instrumento. Fue convocado por el padre Tom de la Iglesia”.
Charly García ya se había enterado de que había un órgano especial en la Iglesia San Patricio porque había visto a Manuel Maturo ejecutarlo por un video que circula en YouTube.
Cuenta Maturo que se puso en contacto con él “para ver cuáles eran las posibilidades sonoras del órgano. Sé que está filmando un corto porque ya estuvo grabando en el Teatro Colón y cuando me saludaba por mi nombre no lo podía creer. Se puso al lado mío y cuando vio el órgano dijo: ¡paah, qué impresionante!”
Es un órgano especial porque, además de datar de 1930, se tiene la certeza que es uno de los tres más grandes de Sudamérica. Cuenta con 5300 tubos y se lo puede ejecutar en conexión con uno más chico desde abajo, lo que genera un eco musical que lo hace especial.

Según Maturo “Charly estuvo muy cordial con todos. Una charla muy linda y entre medio hacía chistes permanentemente”.

Fuente: Nuevo Cronista

domingo, 10 de mayo de 2015

CHARLY GARCÍA PASEÓ POR MERCEDES, Y TOCO POR MAS DE DOS HORAS EL ÓRGANO DE LA IGLESIA!


El músico ícono del rock nacional estuvo en la ciudad. Visitó la Parroquia San Patricio interesado en su órgano tubular. Además pasó por la casa de instrumentos musicales Mar And’s donde probó teclados.
El músico Charly García estuvo este sábado en la ciudad de Mercedes, provincia de buenos Aires,  donde visitó por un par de horas la Parroquia San Patricio interesado en su órgano tubular, e incluso tocó largamente ese instrumento. Además pasó por casa Mar And’s, negocio céntrico donde probó teclados.
Tal cual comentó el Padre Tomas O Donell a este medio, Charly García estuvo un largo tiempo de esta tarde de sábado en la Parroquia Palotina ubicada en calle 14 esquina 21 de esta ciudad. “Estuvo cerca de dos horas tocando el órgano y quiso conocer la Iglesia San Patricio”, marcó el sacerdote y precisó que Charly tiene amigos que son ex alumnos del colegio y profesionales que lo están acompañando.
“Estuvo cerca de dos horas. Le gustó mucho todo, estaba impresionado por el templo en sí”, comentó el padre Tomas. Charly, en su visita, se quedó sentado en un rato largo, unos 20 minutos solo en un banco de la Iglesia. “Había muy pocas personas presentes, él lo quiso así”, confió Tomas a Noticias Mercedinas.
Pero Charly quedó en volver a la ciudad y a San Patricio, para reencontrase con el órgano, ya que, se presume, habría algo en relación a un proyecto musical con ese instrumento tan particular.
“Yo lo recibí en la puerta, lo ví muy bien, contento, feliz de venir a Mercedes”, dijo el  padre y remarcó que ya había venido a la ciudad en una anterior oportunidad a grabar con un amigo de él. “Ahora vino a conocer y tocar el órgano de San Patricio, y fue un placer recibirlo”, expresó.
También Charly anduvo por el centro de la ciudad, y recaló en Casa Mar And`s, un tradicional negocio de instrumentos musicales donde los atónitos clientes y algunos visitantes ocasionales pudieron oírlo probar teclados, junto al legendario Aníbal López –propietario del negocio– y sus hijos y empleados, en un emotivo momento.


Fuente: Noticias Mercedinas

viernes, 8 de mayo de 2015

CHARLY GARCÍA AFLOJA LOS DEDOS EN EL LIBRARY LOUNGE DEL FAENA


La madruga del 2 de mayo sorprendió a los asistentes del resto bar “The Library Lounge” del Faena Hotel  del exclusivo barrio de Puerto Madero.
Lo que sucede es que Charly García reside ocasionalmente en dicho hotel y la noche en cuestión animaba la velada el conjunto musical “Cocktail Tour”, el músico se acercó a disfrutar de unos tragos y aprovechó el piano de cola de la sala para deleitar a todos con una versión jazzera de “Cerca de la revolución” interpretada con los músicos de Cocktail. Charly feliz y el público atónito.

Hernán para Cinema Verité

domingo, 26 de abril de 2015

2015. MAS SOBRE LA GRABACIÓN DEL NUEVO DISCO DE CHARLY GARCÍA


Otro sábado a la noche creativo y musical en el Estudio Ríspico de Villa Urquiza...ayer mismo, 25 de abril de 2015...
Nuestro artista nacional, sin prisa y en plan informal por el momento, le da rienda suelta a su ¨Máquina de ser feliz¨.
Rosario Ortega, como desde hace más de 4 años, es la elegida estelar de García para acompañar y armonizar sus voces.
Ipads, teclados, guitarras, bajos y baterías conforman la original sonoridad de más de una veintena de canciones, recién salidas del horno...

Por: Fernando Samalea

lunes, 20 de abril de 2015

"HAY CHICAS", TEMA INEDITO DE CHARLY GARCÍA


Un tema que Charly decidió no poner en su disco "Como conseguir chicas", aquí en una versión del patriarca del Rock en España, Miguel Rios.
La canción en cuestión no es otra que "She gonna steal my money" (algo así como "ella va a robar mi plata") pero en castellano y con otra letra, mas abajo el video.


Hay Chicas (Charly García)

Hay chicas que en la calle
son una tentación.
Hay chicas que en la cama
derriten el colchón.

Chicas dragón
que escupen fuego al amar,
chicas de acción
que olvidaron llorar.

Se ofrecen
chicas por las esquinas,
la cama y cuatro mil.
Chicas que te cocinan
la vida con carmín.

Hay niñas bien
adictas al revolcón,
chicas tan chic
que solo aman a Dior.

Hay mujeres que solo se entregan
cuando les das cariño,
sexo y compresión, un poco de ron
y el anillo.

Hay chicas
que nunca tendrán dueño
y vírgenes que esperan años
al príncipe azul.

Hijas del mar
con pechos de espuma fresca,
reinas del bar,
muñecas de salón.
Chicas de amor,
mujeres de miel y menta.

Hay chicas que en la boca
llevan la perdición,
chicas con poca ropa
y mucha imaginación.

Chicas que con las medias
atan tu corazón,
chicas que entre las piernas
esconden goma dos.




Hernán para Cinema Verité